September 26, 2016

Tendencias heredadas

by drops on

Hace poco estaba leyendo sobre la caótica situación que atraviesan los venezolanos,  quienes hoy en día mueren de hambre por haber caído en las manos de un gobierno izquierdista pirata, donde sus líderes han sido inadecuados e ineptos, especialmente Nicolás Maduro, a quien considero uno de los líderes más incompetentes en todos los sentidos de toda Latinoamérica, sabiendo muy bien que el decir esto no es poca cosa.

La situación que se ha vivido en Venezuela por los pasados 12 años nos reitera una vez más que los recursos naturales, mientras son una excelente opción para muchos países, en Latinoamérica son una llave, que al tomarla los gobiernos siempre abrirán la puerta de la miseria a sus ciudadanos.

Esto no es nada nuevo, ya que es algo heredado de aquellos que formaron Latinoamérica como la conocemos, quienes utilizaron las riquezas que extrajeron de estas tierras para destruir a su nación; tal fue el caso de España, al encontrar oro en las nuevas tierras, un fenómeno que acabó por hundir a su imperio.

Cuando los españoles encontraron el oro que buscaban en el corazón de la tierra latinoamericana, sólo hicieron una cosa efectivamente, que fue el proceso de aquella piedra preciosa.

Al suceder esto, muchas naciones de Europa equívocamente pensaron (como pensaría cualquier persona racional) que aquellas cantidades magnánimas de oro harían del imperio Español un súper imperio, que jamás sería alcanzado por ninguna otra potencia, a no ser que extrajera la misma cantidad de oro que los españoles, algo que parecía imposible, ya que en la parte norte de Norteamérica, simplemente no tenía oro, mientras la parte sur del continente nadaba en él.

conquistaEsto solo fue cierto por un tiempo muy reducido y resultó ser que aquellos quienes encontraron tierra y papa en sus conquistas (Inglaterra, Francia y Holanda)  resultaron ser en mediano y largo plazo mucho más poderosos que aquellos que encontraron mares de oro, por una razón muy sencilla, ésta es el uso que se le dio a lo descubierto.

Mientras que los españoles usaron grandes cantidades del oro extraído para enriquecerse a ellos mismos y nunca para construir instituciones efectivas para sus súbditos, o una flota capaz de rodear al globo y hacer a un lado a cualquier enemigo quien quisiese oponerse, las otras naciones europeas se dedicaron a comerciar lo poco que extraían de la tierra y a invertir en infraestructura política, social y militar, por lo que todos terminaron dejando a España muy atrás, hasta convertirla en una potencia de tercer grado.

Este mal manejo de los recursos naturales es algo que ha heredado toda Latinoamérica, cuyos gobernantes utilizan para enriquecer a sus bolsillos, olvidando a su gente por completo.

Hace tan solo dos semanas negociamos un factoraje financiero con una empresa muy confiable en un tiempo muy reducido y con una solvencia espectacular, algo que nunca se hubiera podido hacer en ningún trato con el gobierno, es por eso que opinaré siempre por un Laissez-Faire absoluto en toda América Latina.