April 15, 2017

La distribución del arte

by drops on

La semana pasada fuimos a la ciudad de Washington D.C., para una serie de juntas de negocios con una compañía norteamericana de bienes raíces industriales, ya que tenemos planeado construir el primer hotel submarino en México, que estará cerca de la playa de Tulum, un gran destino turístico hoy en día.

Durante nuestra estancia en Washington, nos quedamos en un hotel muy agradable y cómodo, con decoración minimalista y sofás modernos, algo ideal para personas que viajan con motivos de negocios; sin embargo, no me parecen bueno para personas que viajan con sus  familias.

En el lobby del hotel había todas las noches una exposición de pinturas de diferentes géneros artísticos y sobre todo enfocadas a promover artistas desconocidos, para que pudieran mostrar y vender su trabajo y evitar que se quedaran enlatados en sus estudios, como pasa con la mayoría los artistas de todo tipo, desde escultores hasta poetas, cuyos trabajos nunca salen a la luz.

Esto es una verdadera pena, ya que muchos, es más, la mayoría de los artistas pasan la mayoría de su tiempo y esfuerzo creando sus obras, con la esperanza de algún día ser notados por el mundo y poder compartir con el mismo los valores e ideales en los que ellos creen.

A lo largo del tiempo, sobre todo durante la segunda mitad del siglo XIX, en París, se creó la imagen del artista bohemio, que vive al día y trabaja todo el día en sus obras, algo que estigmatizó a la sociedad artística y que eventualmente les inspiró a seguir esa tendencia ciertamente trotamúndica, que según muchos relatos acompaña a los genios, un adjetivo que muchos artistas quieren adjudicarse.

Pocas cosas son tan decepcionantes para un artista como el ser rechazado por alguna agencia de distribución, como galerías, editoriales y demás, ya que los artistas se toman estos rechazos de manera muy personal.

Esto es debido, en gran medida, a que la obra de un artista es similar a un secreto muy personal y cuando es rechazada, pues entonces él o ella sienten lo mismo que cuando alguien revela un secreto y como respuesta obtiene burlas y carcajadas, algo que va muy lejos de la realidad y es una mala interpretación por parte de los artistas.

La única razón por la cual muchos artistas son rechazados es simplemente una gran falta de investigación de su parte, lo que les lleva a enviar o mostrar sus piezas a los distribuidores equivocados, quienes buscan otro tipo de tendencias.

Esto es debido a que el arte, para aquellos que lo distribuyen, es simplemente un negocio, del cual deben hacer dinero y lo hacen al tener un tipo de audiencia o una audiencia enorme con el mismo gusto.

Esta es también la razón por la cual tanto mal trabajo está siendo distribuido de manera tan voraz, debido a que la apreciación artística general ha decaído enormemente.